“Todo sobre mi Madrid”, Almodóvar y el turismo cinematográfico